picto-senderisme-viu-el-valles

Las cuevas de Sant Llorenç del Munt

les-balmes-de-sant-llorenc-del-munt

La proximidad de Matadepera al Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac convierten a esta bonita villa en el lugar ideal para empezar cualquiera de los itinerarios que recorren esta vertiente de la sierra de Sant Llorenç del Munt. Huyendo de los itinerarios más característicos, la excursión que proponemos se adentra por canales indómitos y escondidas y nos acerca a descubrir los secretos que esconden las cuevas del parque, como las cuevas obradas dels Òbits, la cueva-ermita de Santa Agnès o las cuevas enlazadas y sorprendentes de Sescorts.

RECORRIDO

Tomamos la pista que sale del aparcamiento paralela a la carretera y que enseguida gira a la derecha para cruzar la riera de las Arenes. El camino sube suavemente, dejamos una pista que marcha a la izquierda y cruzamos el canal de la Font del Cargol. Pasamos una zona de campos de cultivo y llegamos a otro cruce, que tomamos a la derecha. Cruzamos la riera de Can Pèlecs y en la siguiente bifurcación tomamos la pista de la izquierda, en dirección a las casas de Can Pèlecs. Bordeamos el edificio y llegamos a un cruce donde dejamos la pista principal que marcha a la derecha.

Tomamos el sendero que se adentra en la espesa vegetación y que remonta por la canal del Pitort la vertiente de esta montaña. Dejaremos a la izquierda otro sendero que marcha y continuaremos siguiendo siempre las marcas azules arriba. El sendero cruza el canal y gana inclinación, y a través de un espeso encinar nos permite llegar a un collado encima de la línea de cresta de Sant Llorenç, a la derecha de Serrat Roig, a la altura del Pi Tort. Por el otro lado del collado pasa la pista que va de La Mola al collado de Eres. La tomamos a la izquierda hasta un cruce donde un sendero que marcha a la derecha nos lleva a las cuevas dels Òbits. La primera está cerrada exteriormente formando diferentes compartimentos, con unas paredes de piedra y mortero. Una balsa excavada en la roca permitía a los habitantes de la cueva aprovisionarse de agua. Fue habitada hasta mediados del siglo XVIII. La otra cueva es un agujero con una cavidad interior que la gente denomina el Cau de la Moneda, porque antaño se fabricó moneda falsa. Desde els Òbits podemos disfrutar de unas excepcionales vistas donde destaca la monumental aguja del cerro de les 9 Cabres.

Volvemos atrás hasta la pista y hasta el collado del Pi Tort y continuamos en dirección al monasterio de Sant Llorenç del Munt que se recorta sobre la cumbre de la Mola. Poco antes de que la pista gire bruscamente a la izquierda podemos tomar un sendero que se enfila sobre unas placas de conglomerado y bordea el cerro d’en Griera. Es una vuelta circular que nos traerá hasta este mismo punto, no apta por los que sufren vértigo.

Al otro lado del cerro las panorámicas son del todo impresionantes y verticales. La pista gira a la izquierda bruscamente y nos lleva al risco del Drac, un agujero entre las rocas digno de contemplar.

Un poco más allá, en dirección a la Mola, nace un sendero a mano izquierda que baja por un canal hasta la capilla de Santa Agnès, después de dejar, en dos bifurcaciones, sendas pistas que marchan a la derecha. La bajada es bastante vertical, pero vale la pena visitar la capilla y la cueva donde se encuentran unas preciosas picas que recogen el agua que se filtra a través de la roca.

Volvemos al risco del Drac y tomamos el camino de la cumbre de nuevo en dirección als Òbits durante unos pocos metros. Enseguida marcha a la izquierda un sendero muy evidente que planea paralelo al camino y que nos lleva al risco de Sescorts, donde podemos visitar sus sorprendentes cuevas. El camino de vuelta al coche es también delicioso. Baja sobre las placas de conglomerado de este serrado, bordea la Roca Petanta y atraviesa el risco de la Mare de Déu hasta reencontrar la pista de Can Pèlags. En algunos tramos el sendero se desdibuja un poco y para no perderlo siempre tenemos que buscar la línea de cresta del risco. Una vez en la pista la tomamos a la derecha. Llegamos a una curva muy cerrada a la izquierda y dejamos la pista que marcha a la derecha. Después de un zigzag el camino nos lleva a la pista que bordea los campos de Can Pèlags. Tomamos la izquierda hasta el aparcamiento.

NO OS PERDÁIS…

picto-camara-viuelvalles-147

Els Òbits: las cuevas del macizo han estado secularmente aprovechadas para construir habitáculos obrando tan sólo al lado abierto de la roca. Estas edificaciones, que permitían combinar las necesidades económicas con las defensivas, proliferaron bastante durante la turbulenta edad mediana. Las cuevas obradas dels Òbits pertenecen a un mas de dos aposentos con dos pisos. El primer piso se destinaba al corral y el segundo, a la vivienda. De los campos de cultivo, aferrados a los diminutos rellanos de relieve, sólo restan algunos bancales junto al camino. El avance de los bosques, después del abandono de los cultivos, esconde estas estructuras agrícolas y se hace difícil de imaginar que todo el macizo había sido salpicado de campos. Observando el conjunto, deducimos la vida dura y austera de sus habitantes.

 

El risco del Drac: el risco del Drac es un buen ejemplo de monolito, una de las formas más peculiares del relieve de este macizo. Debe su topónimo a una leyenda que explica como los moros trajeron un dragón a Sant Llorenç que tenía horrorizada a toda la comarca. Después de derrotar a todos los caballeros que se enfrentaron a él, el conde de Barcelona lo hirió de muerte en este monolito.

 

Ermita de Santa Agnès: la ermita de Santa Agnès había estado en sus inicios la residencia de los donados o sirvientes del monasterio de Sant Llorenç del Munt. Esta cueva-ermita está situada en uno de los parajes más indómitos e impresionantes del macizo. La cueva principal tiene unas bonitas picas naturales llenas de agua y su boca resta tapada por una capilla que aprovecha parcialmente el techo y las paredes de la caverna. Adosadas a la capilla, están las ruinas de las dependencias de la ermita.

 

Cueva de Sescorts: la cueva de Sescorts se encuentra situada un poco por debajo del risco del Drac, en el camino que va del collado d’Estenalles a la Mola. Se trata de un conjunto de 7 cavidades con un recorrido aproximado de 25 metros.

SUGERENCIAS

La explanada del risco del Drac y la cueva de Sescorts disponen de zonas adaptadas para juegos y pícnic.

También te puede interesar…

mon-st-llorenç

Monasterio de Sant Llorenç del Munt

Situado en la cima de la Mola, este monasterio disfruta de unas magníficas vistas.

banner_arees_picnic11

Áreas pícnic

¿Cuándo fue la última vez que disfrutaste de un buen pícnic con la familia o amigos? ¡No te lo pienses más y repite la experiencia!

banner_restaurants_singulars

Restaurantes singulares

Hemos recopilado un listado de restaurantes únicos y de calidad en el Vallès. ¿Te los perderás?

No hay comentarios

Deja un comentario

2 + 8 =